Atrás | Blog

PLAN DE IGUALDAD: BUENA IMAGEN CORPORATIVA Y LENGUAJE INCLUSIVO EN LAS EMPRESAS

Con la entrada en vigor de la obligatoriedad de elaborar e implantar un Plan de Igualdad para las empresas de más de 150 trabajadores (RD-Ley 6/2019), muchas de ellas se enfrentan a la todavía asignatura pendiente en materia de paridad entre hombres y mujeres. Los planes de igualdad que fomentan la adopción de medidas, dentro de las compañías, para lograr una igualdad efectiva dentro del mercado laboral y garantizar la protección frente a la discriminación por sexo, raza, religión o discapacidad.

EL USO DEL LENGUAJE Y LA BUENA IMAGEN CORPORATIVA

La elaboración y ejecución de los planes de igualdad, no solo tratan de garantizar este tipo de cuestiones discriminatorias, sino que su planteamiento consigue mejorar la buena imagen corporativa. Una de sus herramientas básicas para avanzar en materia de equiparación laboral, es  el uso del lenguaje inclusivo y no sexista.. La recomendación de usarlo fue prescrito por el propio Parlamento Europeo en el Informe sobre el lenguaje no sexista, en 2008: “la utilización de un lenguaje no-sexista es más que un asunto de corrección política. El lenguaje influye poderosamente en las actitudes, el comportamiento y las percepciones. El Parlamento Europeo, como institución, apoya plenamente el principio de igualdad de género, y el lenguaje que utiliza debe reflejar este hecho”.

¿CÓMO INCORPORAR EL LENGUAJE NO SEXISTA EN LA EMPRESA?

La base de una buena comunicación reside en la correcta selección de las palabras y del buen uso del lenguaje. Dentro de la empresa, es fundamental incorporar el lenguaje no sexista y así conseguir un ambiente interno óptimo. El primer paso es revisar la imagen pública de la compañía, es decir, la imagen que perciben los clientes: la página web, las redes sociales, las newsletters, los boletines informativos o los materiales y manuales didácticos. Se trata de actualizar la imagen corporativa para mejorarla, adaptándola a los nuevos retos que proponen los planes de igualdad.

 Una vez realizadas estas modificaciones, hay que pasar a la parte institucional, es decir, corregir la comunicación interna de la entidad. Su impacto recaerá en la propia plantilla, en boletines internos, portal de la compañía, tablones de anuncios, convocatorias, reuniones…

CLAVES PARA FOMENTAR EL LENGUAJE INCLUSIVO

Dentro de la revisión del lenguaje, se pueden seguir algunas sencillas claves para fomentar la inclusión:

  • Evitar el uso del masculino como un falso genérico. Esto se consigue sustituyéndolos por genéricos reales: población, persona, personal, plantilla, jefatura…

  • Utilizar pronombres sin género cuando sea necesario: cada, cualquiera, quien, quienes…
  • Fomentar las formas personales y no personales del verbo, por ejemplo: es necesario firmar el documento, en lugar de “se firmará el documento”.
  • Realizar desdoblamientos cuando no se puede utilizar un falo genérico, por ejemplo: los/las usuarios/usuarias, Don/Doña, Señor/Señora…
  • Enumerar aleatoriamente a mujeres y hombres o cambiar el orden de procedencia: las trabajadoras y los trabajadores, las y los participantes…
  • Personalizar los mensajes cuando se sabe a quién va dirigido.

EL LENGUAJE NO SEXISTA INVOLUCRA A TODA LA PLANTILLA

La implantación de los planes de igualdad se establece desde dirección, no obstante, es una labor que involucra a toda la plantilla para su correcta consecución, independientemente del puesto que ocupen.

Es tarea de la dirección de la empresa adoptar un uso no sexista del lenguaje y las imágenes para servir de ejemplo al resto del personal y poner en marcha las estrategias necesarias. 

 

¿Cómo implantar un plan de igualdad en tu organización? Consulta nuestro servicio #SencillamenteATuMedida y te asesoramos.