Atrás | Blog

LA TELEFORMACIÓN EN TIEMPOS DE COVID

La nueva normalidad derivada de la COVID-19 ha traído consigo grandes cambios para las empresas y los trabajadores. El teletrabajo, la actualización de los protocolos de riesgos laborales o los nuevos modelos de aprendizaje con la adaptación de los cursos presenciales a la teleformación, son algunas muestras de ello.

Independientemente de cuál sea la situación en la que se vea envuelta la sociedad, la transformación digital de las empresas debe seguir siendo una prioridad para no quedarse atrás, empezando con pequeñas incorporaciones como la teleformación a través del aula virtual.

 

El traslado de la formación bonificada presencial al modelo online

Con la Resolución del 15 de abril de 2020, del Servicio Público de Empleo Estatal, ahora las empresas podrán adoptar estas medidas y serán de aplicación a las acciones formativas que se programen durante 2020.

Las empresas beneficiarias del crédito de formación bonificada anual, deberán mantener, al menos, la plantilla media de los últimos seis meses anteriores a la declaración del Estado de Alarma, durante el periodo de ejecución de las acciones formativas sobre las cuales se hayan aplicado las medidas de cambio de modalidad formativa presencial a teleformación o aula virtual. Las personas trabajadoras afectadas por expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE) se computarán como plantilla.

 

Puntos clave de la teleformación para los empleados y las empresas

La experiencia en el centro

Uno de los problemas que, a menudo, plantean los proveedores de formación online, es olvidar el elemento fundamental para la acción formativa: la experiencia del empleado.

El e-learning debe situar la experiencia como un elemento diferenciador para el proveedor de cursos en un mercado muy competitivo. El usuario debe ser el centro de todos los proyectos de formación y, como parte de su experiencia, hay que tener en cuenta el valor de su tiempo y los modelos formativos en constante evolución.

Se trata de ofrecer fórmulas que optimicen estas horas de formación con vídeos, microlearning, acceso a contenidos offline, etc. y adaptar los contenidos a formatos similares a los de su vida diaria, con los que esté familiarizado, como redes sociales o plataformas de streaming.

 

Puntos clave de la telformación para empleados y empresas – Nascor Formación

La importancia del vídeo en la teleformación

En la actualidad, el 58% del tráfico de Internet lo ocupan los vídeos, según el informe The Global Internet Phenomena (2018). Por ello, la formación no debería quedarse atrás en este soporte, ya que la información es mucho más fácil de asimilar con un vídeo que con una presentación o un PDF.

La combinación de texto, imagen y audio ayuda en la comprensión de las tres formas de manera simultánea, favorece la retención y condensa mucha más información, permitiendo su difusión. Desde webinars realizados por expertos o docentes, emisiones en directo con la participación de los usuarios o tutorías hasta foros y debates digitales. Las posibilidades de que la formación utilice el vídeo son muy amplias y versátiles. Además, con la descarga de estos contenidos, se garantiza una mayor flexibilidad de la formación con la vida del trabajador.

La combinación de contenidos online y offline 

El tiempo que se dedica en España al uso de smartphones es de 2 horas y 11 minutos diarios, para ver series, escuchar música o interactuar en redes sociales. Lo que supone una oportunidad para aprovechar este uso intenso para formarse, sin enfocar los objetivos en cumplir un cómputo de horas específico, que los contenidos sean adaptables y se garantice su usabilidad desde cualquier dispositivo.

El usuario, como centro de la acción formativa, debe decidir qué, cómo, dónde y cuándo avanza en su formación. Poniendo a su alcance la posibilidad de descargar vídeos, materiales y contenidos para ofrecerle una mayor flexibilidad y, así, garantizar el éxito con la mejor experiencia posible.

Otro reto al que se enfrenta la transformación digital de la formación es la traducción al lenguaje digital de los contenidos formativos. Estructurarlos en diferentes niveles de profundidad. Captar su atención al principio para retenerla durante todo el proceso, a través de plataformas digitales intuitivas y sencillas, con contenidos adaptados a smartphones y tablets, vídeos, gamificación, píldoras informativas, webinars, abundante interacción y diferentes fórmulas innovadoras que garanticen su éxito.

La gamificación en la teleformación

El aprendizaje interactivo es una apuesta cada vez más común en las aulas. Las dinámicas e interacciones en forma de juego, consiguen una mayor motivación e implicación de los usuarios, a través de retos y cierto grado de competitividad.

La gamificación, como metodología educativa, requiere una planificación específica que debe atender a cuatro ámbitos esenciales: plantear objetivos claros que den sentido al juego, establecer reglas en la participación que fomenten la creatividad, idear un sistema de feedback que mantenga informado al usuario sobre su progreso y crear un entorno social que involucre a todos los participantes, facilitando su interacción y reconociendo sus logros.

 

Descubre nuestro servicio #SencillamenteATuMedida  en el que te asesoramos con los mejores planes de formación, para tu empresa, adaptados a la teleformación.