Atrás | Blog

CUATRO POLÍTICAS DE EMPRESA REALES PARA CONSEGUIR LA CONCILIACIÓN FAMILIAR Y LABORAL

Las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar la propagación de la Covid-19 han puesto sobre la mesa de muchas empresas, el tema de la conciliación familiar y laboral. Aunque la pandemia no debería ser un precedente para empezar a tomar políticas reales, es un buen momento para organizar un plan de medidas que consigan atajar esta tarea todavía pendiente.

¿Qué es la conciliación familiar y laboral?

Se trata de un conjunto de políticas encaminadas a mejorar las condiciones de los trabajadores y trabajadoras, con el fin de que desarrollen su carrera profesional sin perjudicar o entorpecer su vida personal y familiar.

Este concepto está englobado en la igualdad de género, ya que su planteamiento propone una reestructuración de los sistemas de trabajo y sociales con el objetivo de conseguir la equidad entre hombres y mujeres en el mundo laboral y la vida familiar.

¿Cómo empezar a implantar políticas de conciliación familiar en la empresa?

Diseñar un plan de medidas de conciliación familiar y laboral requiere conocer las necesidades de los trabajadores y trabajadoras, para empezar a implantar políticas reales que funcionen y mejoren sus condiciones profesionales y personales.

Teletrabajo

Esta medida, convertida ahora en una necesidad por los tiempos que corren, es una buena alternativa para comenzar a implantar políticas de conciliación familiar en la empresa.

Más allá de las cuestiones sanitarias que han llevado a recurrir a esta alternativa, el trabajo en remoto ha demostrado mejorar el equilibrio entre la vida profesional y personal, consiguiendo, incluso, su regulación legal en materia de contratación. Además, ha supuesto un paso más allá en la carrera de la digitalización de las empresas, con la implantación de nuevas herramientas digitales y una mejora en la cultura organizacional y el liderazgo, confiando en las capacidades de la plantilla para delegar tareas sin la supervisión presencial en el centro de trabajo.

Flexibilidad horaria

Algunos trabajadores y trabajadoras se encuentran con inconvenientes familiares, como tener a sus hijos e hijas en casa, que impiden la consecución óptima de su jornada laboral o adaptarse al horario marcado por la empresa.

Ofrecer flexibilidad horaria a los empleados y empleadas afectadas es una buena política que facilita la conciliación familiar y laboral, ya que otorga una mayor libertad para elegir los horarios de su jornada de trabajo, cumpliendo con los objetivos establecidos.

Desconexión

Una de las políticas de conciliación familiar y laboral más importante es la necesidad de que la empresa respete el horario laboral de su plantilla. Es decir, que fuera de esas horas no realice ninguna actividad relacionada con el trabajo, como responder llamadas o contestar correos electrónicos.

La necesidad de fijar esta medida, llevó al Gobierno a crear la Ley Orgánica 3/2018, con el fin de regular los derechos digitales de los trabajadores y trabajadores, entre los que se encuentra el derecho a la desconexión digital.

Movilidad geográfica

Conseguir las mejores condiciones de la plantilla es el motor que pone en marcha las políticas de conciliación familiar y laboral. Por ello, la reformulación empresarial puede ser la solución, a distintas situaciones negativas, para conseguir el beneficio de sus empleados y empleadas.

La movilidad geográfica implica, de manera obligatoria al trabajador o trabajadora, la necesidad de cambiar su residencia habitual. Si, por el contrario, el cambio de centro de trabajo no supone la necesidad de cambiar de residencia, dicha modificación entrará dentro del poder de dirección del empresario en virtud del artículo 5 y 20 del Estatuto de los Trabajadores.