Atrás | Blog

¿QUÉ ES Y CÓMO HACER UNA AUTOEVALUACIÓN DE DESEMPEÑO LABORAL?

Una autoevaluación de desempeño laboral consiste, como su propio nombre indica, en la propia valoración que una o un profesional tiene de sus tareas laborales dentro de la empresa, basándose en determinados parámetros o aspectos preestablecidos por el personal del departamento de Gestión de Personas.

5 BENEFICIOS DE LA AUTOEVALUACIÓN DE DESEMPEÑO LABORAL

La autoevaluación de desempeño laboral se ha convertido en la herramienta perfecta para conocer, desde otra perspectiva, la valoración del trabajo por parte de las y los profesionales de la misma. Es por ello que ponerla en marcha conlleva algunos beneficios en la organización:

  1. Potencia el desarrollo del talento y de la organización al conocer e identificar cuáles son los puntos fuertes y débiles de las y los empleados, pudiendo orientar la formación a la mejora de las habilidades y competencias de los mismos.
  2. Mejora las relaciones dentro de la empresa al trabajar la confianza y la comunicación con las y los profesionales de esta, fomentando las críticas constructivas y la mejora del talento.
  3. Fortalecimiento de la hoja de ruta marcada para la consecución de los objetivos al tener en cuenta el punto de vista de las y los profesionales.
  4. Mejora del clima y satisfacción laboral a través de la identificación de las debilidades de las y los empleados y errores o actitudes que pueden causar malestar en la plantilla.
  5. Reconocimiento e identificación de los logros alcanzados de forma individual y colectiva ya que en ocasiones las y los empleados no son conscientes de estos, esto reforzará la confianza y autoestima de la plantilla.

5 PASOS PARA LLEVAR A CABO UNA AUTOEVALUACIÓN DE DESEMPEÑO LABORAL EN LA EMPRESA

1. SELECCIÓN DE LAS Y LOS PARTICIPANTES

Para poder llevar a cabo una autoevaluación de desempeño laboral es necesario definir, de forma previa, qué profesionales van a participar en el proceso. Esta decisión deberá de ser tomada por el equipo de Gestión de Personas de la empresa, ya que sabrán identificar a los perfiles más idóneos. Además, es recomendable contar con una empresa externa que te ayude a evaluar y oriente en el desarrollo de la autoevaluación de desempeño de forma imparcial.

2. PLANIFICACIÓN DE LA AUTOEVALUACIÓN DE DESEMPEÑO

Una vez hemos seleccionado a las y los participantes de la autoevaluación de desempeño laboral, es necesario definir cuáles son las áreas y habilidades que se van a evaluar, así como la información que se quiere extraer de las encuestas. Con el objetivo de conseguir datos más concretos, es necesario realizar preguntas que nos lleven a esta información de manera directa. También se deberán de concretar los tiempos que se manejarán en el proceso.

3. PUESTA EN MARCHA

Una vez determinados todos estos factores previos, es el momento de pasar a la acción y poner en marcha la autoevaluación de desempeño laboral. En este punto, es necesario, en primer lugar, comunicar a las y los empleados de que se está desarrollando un proceso de autoevaluación con el objetivo de mejorar los procesos llevados a cabo dentro de la empresa. Además, hay que tener en cuenta que este ejercicio de autoevaluación de desempeño laboral puede ser complejo de llevar a cabo por algunas o algunos profesionales, es aquí donde reside la importancia de una buena comunicación y disponibilidad.

4. EXTRACCIÓN DE CONCLUSIONES

Tras la realización de la autoevaluación de desempeño laboral por parte de cada profesional y la realización de la misma por parte del departamento de Gestión de Personas, serán las y los profesionales de este los responsables de comparar los resultados de ambas evaluaciones. Las diferencias, similitudes y conclusiones extraídas serán determinantes para la toma de decisiones finales y marcar el camino a seguir.

5. TOMA DE DECISIONES

Una vez extraídas las conclusiones obtenidas tras la autoevaluación de desempeño laboral será el momento de consensuar con las y los profesionales cuáles son las habilidades que se han de mejorar y fortalecer, marcando a su vez el camino a seguir para cumplir con los objetivos empresariales marcados.