Atrás | Blog

CÓMO AFECTA LA SALUD FINANCIERA EN EL RENDIMIENTO LABORAL

Una buena salud financiera no solo es importante en el ámbito personal, sino también en el mundo empresarial. La salud financiera logrará aportar a la empresa numerosos beneficios, entre ellos, la satisfacción y sensación de seguridad en el equipo, lo que deriva en el aumento de su rendimiento laboral y la productividad de la organización.

 

¿QUÉ ES LA SALUD FINANCIERA?

La salud financiera es el resultado de la capacidad económica de una empresa o persona física para hacer frente a sus obligaciones financieras. Es decir, contar con el dinero suficiente para cubrir gastos y afrontar posibles imprevistos.

INDICADORES PARA MEDIR LA SALUD FINANCIERA

Examinar periódicamente la salud financiera de una empresa es fundamental para mantener la estabilidad de esta. Para ello, las organizaciones deberían hacer un análisis de su estado económico y salud financiera contestando a cuatro preguntas clave: ¿Cómo se encuentra nuestra empresa de liquidez?, ¿Es lo suficientemente solvente?, ¿Estamos siendo eficientes? y ¿Es lo suficientemente rentable?

TIPS PARA TENER UNA BUENA SALUD FINANCIERA

Una vez hecho balance, si la salud financiera es negativa, tocará tomar medidas para mejorarla.

El Center for Financial Services Innovation (CFSI) ha identificado ocho indicadores o tips que contribuyen a que las personas y las empresas tengan una buena salud financiera:

  1. Gastar menos de lo que uno gana
  2. Pagar las facturas en tiempo y forma
  3. Tener suficientes ahorros líquidos disponibles
  4. Disponer de ahorros o activos a largo plazo
  5. Poseer una deuda sostenible
  6. Contar con un historial crediticio saludable
  7. Tener contratados los seguros adecuados
  8. Planificar sus gastos para el futuro

CONSECUENCIAS DIRECTAS DE UNA MALA SALUD FINANCIERA

Una mala gestión de la salud financiera en una empresa puede repercutir en consecuencias desfavorables a la misma:

  • Empeora la satisfacción del cliente y la calidad del servicio o producto.
  • Disminuye la satisfacción laboral y deteriorar las relaciones laborales.
  • Reduce la eficiencia, productividad y operatividad.
  • Aumenta el absentismo y la rotación laboral.
  • Incrementa la mala imagen.

CONSECUENCIAS DIRECTAS DE UNA BUENA SALUD FINANCIERA

Sin embargo, una buena salud financiera se traduce en múltiples beneficios para la organización:

  • Aumenta la retención del talento, productividad, rendimiento y satisfacción laboral.
  • Incrementa la reputación de la empresa.
  • Reduce los costes administrativos que pueden ocasionarse como consecuencia de una mala salud financiera.
  • Disminuye el absentismo laboral.
  • Refuerza la cuenta de gastos de la empresa, las ganancias y la capacidad de maniobra de cara a posibles cambios.

 

SALUD FINANCIERA Y RENDIMIENTO LABORAL

El aumento del rendimiento laboral es uno de los beneficios más significativos de una buena salud financiera, ya que reforzará la relación con sus empleados debido a que será capaz de:

  • Pagar a sus empleados y empleadas en tiempo y forma.
  • Proporcionar las herramientas necesarias para la realización de su trabajo.
  • Mantener unas condiciones de seguridad y ambientales óptimas.
  • Garantizar una proyección de futuro segura.

Si además de cuidar la salud financiera, la empresa fomenta el buen ambiente, reconoce el trabajo, facilita la participación y comunicación, promueve la igualdad y promociona la formación en su equipo, el rendimiento laboral será mucho mayor.

¿Quieres mejorar el rendimiento laboral de tu empresa? En Nascor te ayudamos a conseguirlo, ¡conoce todos nuestros servicios y contacta con nosotros a través de nuestra web, escribiendo a nascor@nascorformacion.com o llamando al 683 703 919