Atrás | Blog

¿QUÉ ES Y CÓMO SE ELABORA UN PLAN DE CONTINGENCIA COMERCIAL?

Las empresas sólidas, no solamente están bien equipadas desde su estructura, con objetivos claros y cuidando constantemente sus recursos, también tiene un plan de contingencia al cual recurrir en el momento que sea necesario. Si no sabes muy bien de qué se trata y cómo elaborarlo, este artículo es para ti ¡sigue leyendo!

 

¿Qué es un plan de contingencia comercial?

Se trata del conjunto de acciones pensadas para corregir situaciones de riesgo, con el objetivo de proteger a la empresa frente a cualquier crisis. Es lo que podemos llamar un ‘plan B’, al cual recurrir en situaciones imprevistas.

 

Por ejemplo, en el año 2020, cuando comenzó la pandemia mundial del COVID-19, muchas empresas lograron mantenerse activas debido a la rápida respuesta ante esta situación. Las actividades presenciales pasaron a ser online y las empresas mejor preparadas fueron las que más rápido pudieron adaptar su formato al nuevo contexto.

 

Un plan de contingencia empresarial es diferente a un plan de contingencia comercial.

Un plan de contingencia comercial va más allá de pensar en el equipo y en las acciones que se deben tomar frente a una situación imprevista. Así pues, piensa en las medidas tecnológicas necesarias para continuar cumpliendo las funciones comerciales, además de encargarse de reestructurar la plantilla en función de esta nueva estrategia comercial.

 

¿Cómo elaborar un plan de contingencia comercial?

Este plan comercial no está pensado únicamente para hacer frente a epidemias o a desastres naturales que afecten los suministros, sino por ciberataques que afecten la estructura operativa interna, que son más comunes de lo que nos pensamos.

 

A continuación, te contamos cómo empezar a elaborar tu plan:

  • Tener claros los objetivos actuales y ser consciente de las prioridades del momento.
  • Saber exactamente con qué recursos cuentas.
  • No basta con escribir el plan, si es posible ponlo a prueba y mantenlo actualizado para que no se quede obsoleto.
  • Investiga datos y experiencias exitosas ya comprobadas.
  • No dejes por fuera escenarios poco probables ¡elabora tu plan a prueba de todo!

 

Los tres elementos claves para planificar un plan de contingencia son: proteger, detectar y recuperar.

 

Una vez que tienes los objetivos y prioridades definidas y conoces los recursos con los que cuentas, prepara una lista de acciones que la empresa puede hacer para evitar riesgos de tener que frenar la actividad comercial. Desde herramientas informáticas, hasta puestos nuevos de trabajo, horarios, contactos y servicios exteriores de los que se vaya a requerir.

 

Nuestro plan debe ser una guía que indique paso a paso qué se debe hacer en caso de que ocurra un evento impredecible que pueda afectar la actividad y a los recursos financieros de la empresa.

 

Importante: una vez elaborado el plan de contingencia, debes comunicar a los superiores de cada departamento sobre la existencia de este plan y dónde pueden conseguirlo. De esta manera todos sabrán lo que hay que hacer cuando llegue el momento.

 

Una buena estrategia empresarial implica estar preparado para superar cualquier situación de crisis, no pierdas el tiempo y ¡elabora tu plan de contingencia comercial!