Atrás | Blog

LA IMPORTANCIA DE LA GESTIÓN DE LAS EMOCIONES EN LOS EQUIPOS DE TRABAJO

Gestionar las emociones supone aprender a canalizarlas para mantener el equilibrio y la armonía en la vida personal y laboral de las personas. En las empresas, la gestión de las emociones de los trabajadores y trabajadoras es clave. Se tendrá en cuenta para marcar objetivos acordes a la situación personal de los mismos, definir formas de alcanzarlos, trabajar en equipo y mejorar las relaciones personales y laborales con aquellos que nos rodean.

 

6 CONSEJOS PARA GESTIONAR LAS EMOCIONES EN TU EMPRESA

Ser capaz de identificar y evaluar la inteligencia emocional de los trabajadores es esencial para el correcto desarrollo de la empresa. La inteligencia emocional y la gestión de las emociones se han convertido en dos capacidades muy valoradas en los equipos de trabajo, algo que las organizaciones deben trabajar de manera continua.

CREAR UN PROGRAMA DE GESTIÓN EMOCIONAL

Conocer y saber qué tipo de necesidades tienen las personas que forman parte de tu equipo, así como sus aspiraciones, tareas que desempeñan o les gustaría desempeñar, es el primer paso. De esta manera, se podrá diseñar y poner en marcha una estrategia para la gestión de las emociones que incluya, por ejemplo, la creación de talleres que les ayuden a desarrollar y gestionar sus inquietudes.

REVISAR EL ESTILO DE LIDERAZGO

Los primeros profesionales que deben reforzar la gestión de sus emociones son los líderes y responsables de equipo, ya que generar confianza y crear un lugar seguro en el que poder mostrar abiertamente las emociones es imprescindible. De esta manera, debemos revisar qué tipo de liderazgo se está llevando a cabo en la empresa y predicar con el ejemplo.

GESTIONAR LAS QUEJAS Y LAS CRÍTICAS

Si los problemas se comparten únicamente entre los miembros del equipo, algunas personas pueden recibir estas críticas como un ataque, algo que genera desconfianza, temor e inestabilidad. Los responsables deberán aprender a gestionar las quejas de los empleados y empleadas, aportando soluciones y creando espacios de discusión constructiva que fomenten soluciones y no se queden en continuos reproches.

ESTABLECER CANALES DE COMUNICACIÓN

Una comunicación bidireccional, proactiva, clara y accesible es fundamental para la correcta gestión de las emociones. Si se sienten escuchados, los profesionales tendrán una mayor confianza a la hora de expresar sus opiniones y proponer mejoras. 

ESTAR PREPARADOS PARA LOS CAMBIOS

Las realidades personales, sociales o laborales de cada trabajador o trabajadora pueden variar de forma rápida. La empresa debería conocer las diferentes realidades a las que se enfrentan o pueden enfrentarse para apoyarles y ayudarles a gestionar las emociones que estos cambios les puedan producir.

 

4 BENEFICIOS DE LA GESTIÓN DE LAS EMOCIONES EN EL TRABAJO

Aprender a gestionar las emociones en los equipos de trabajo conlleva una serie de beneficios directos e indirectos en las compañías:

  1. Aumento de la productividad y de las ventas. Los profesionales, al estar contentos y tener unos niveles de estrés bajos, serán capaces de llevar a cabo sus tareas diarias de forma eficiente, aumentando, también, el nivel de ventas de aquellas personas que trabajan de cara al público.
  2. Fomento de la estabilidad. La rotación laboral es uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las empresas. Invertir en un liderazgo basado en la gestión de las emociones y en la inteligencia emocional hará que los profesionales se sientan valorados, reduciendo la necesidad de cambiar de empresa y aumentando su felicidad en el trabajo.
  3. Mayor capacidad para la gestión de situaciones complejas y satisfacción laboral. La gestión de las emociones favorece la disminución de los niveles de estrés, aumenta la confianza de los profesionales, tanto consigo mismos como con el resto del equipo, y ayuda a mantener una mayor armonía. Esto hará que los empleados y empleadas se vean mejor preparados para afrontar situaciones complejas.
  4. Mejora del servicio de atención al cliente y de la comunicación. Una adecuada gestión de las emociones propiciará que los profesionales se sientan más escuchados y se comporten de manera proactiva con el objetivo de mejorar el entorno de trabajo. Este comportamiento también se verá reflejado en las relaciones con los clientes, siendo capaces de transmitir todo aquello que desean y, así, conseguir mejores ventas y fidelizarlos.

 

REFUERZA LA SATISFACCIÓN DE TUS TRABAJADORES

¿Te gustaría hacer de tu empresa un gran lugar de trabajo? En Nascor te ayudamos a conseguirlo, conoce todos nuestros servicios para mejorar el clima laboral de tu empresa y contacta con nosotros a través de nuestra web, escribiendo a nascor@nascorformacion.com o llamando al 683 703 919.